• Wilmar Muñoz

“Los Cuatro Jinetes de la Creatividad”. Enfoque integrador y aspectos que la explican.

“Nos hemos vuelto limitados en cuanto a las 

formas de considerar la creatividad”. Teresa Amabile 


¿Si le pudieras dar una forma a la creatividad cuál sería?

Yo me la imagino como una poderosa yegua galopante que podemos ir domando, tal cual como hace un buen jinete, pero sin que pierda su libertad, rebeldía y la belleza única del Creador.


¿Qué forma le darías tú?

Las personas que hacen cosas creativas (productos, servicios, etc.), las hacen con determinados procedimientos (procesos), actúan de alguna manera (personalidad), en diferentes contextos (situación, ambiente), que pueden estimular o inhibir el proceso creativo.

Querer ver la creatividad como una única cosa, es como decir, que una obra de teatro solo está compuesta por actores. La creatividad radica en la persona, existe en el contexto, en el desarrollo de un producto que corresponde a un determinado proceso y que viene de la asociación de miles y miles de ideas. Algo extraordinario y esencialmente creativo hay en las grandes teorías y obras de arte, como la Teoría de la Relatividad de Einstein, el Guernica de Picasso o la Pirámide de Maslow (Fung, 2004).

Teresa Amabile (1983), afirmó que la creatividad existe en tanto existan:

a. destrezas en el campo que corresponde,

b. destrezas de inventiva y

c. características específicas de motivación a la tarea.

Esto implica que, para ser creativos en el arte, o en cualquier otra área, hay que tener las competencias y habilidades necesarias, como también cierto grado de motivación para alcanzar los objetivos. Amabile expresó:  “Nos hemos vuelto limitados en cuanto a las formas de considerar la creatividad”. Solemos pensar que la creatividad es una capacidad exclusiva de los artistas, escritores, publicistas, cineastas, poetas, músicos o que es algo que no podemos alcanzar, cuando en realidad también implica nuestra capacidad para solucionar problemas, como capacidad cognitiva innata del ser humano. Un chef, por ejemplo, puede expresarla en la creación de un nuevo plato o en la variación de una receta, la diferencia radica en que algunos se atreven a expresarla y otros la dejan guardada en sus casas.

La misma autora, también habla de la importancia de la motivación intrínseca y la capacidad para reducir la motivación extrínseca. Si bien la motivación no es un factor único para el desarrollo de la creatividad, parece ser una condición muy importante, así mismo, lo consideró Csikszentmihalyi (1988), reconociendo el Modelo de Amabile, en lo que ambos autores coinciden que la creatividad no es un producto de individuos aislados sino de sistemas sociales emitiendo juicios sobre productos individuales. Por lo tanto, la creatividad es cualquier acto, idea o producto que cambia un dominio ya existente o lo transforma en uno nuevo.

Por su parte, Albertina Mitjáns (1995) define la creatividad, como una expresión de la personalidad con una función reguladora de configuraciones personológicas que intervienen en el comportamiento creativo (motivación, diversidad de capacidades cognoscitivas, autovaloración, reflexión, elaboración, planteamiento de metas, capacidad volitiva para la orientación intencional del comportamiento, flexibilidad y audacia) ofreciendo una alternativa integradora.

Éste enfoque integrador de la creatividad, se ha estudiado desde distintas vertientes, a través de la ciencia y en el campo investigativo por cuatro aspectos a los que llamo “Los Cuatro Jinetes de la Creatividad”; persona, proceso, producto y contexto, señalados y estudiados por varios autores a lo largo de la historia (Amabile, 1983; Csikszentmihalyi, 1988; De Bono, 1968; Guilford, 1967; Mac Kinnon, 1978; Mitjáns, 1989; Osborn, 1953; Stein, 1968; Sternberg y Lubart, 1996; Wallas, 1926).

El primer jinete que mencionaremos es el enfoque persona. Diversos estudios, han identificado rasgos de la personalidad concluyentes de las personas creativas, como los considerados por Sternbert y Lubart (1996), entre los cuales mencionan al menos cinco atributos de la personalidad que favorecen la creatividad:

- Tolerancia a la ambigüedad.

- La perseverancia.

- La motivación.

- La apertura a la experiencia.

- La apertura para tomar riesgos.

Asimismo, varias teorías psicológicas han intentado explicar el comportamiento creativo, aunque en su mayoría sólo lo mencionan de manera general. Saturnino De la Torre (1991), fue más específico, así la expresó, “somos personas creativas, no tanto por el desarrollo de potencialidades genéticas innatas o por el modo peculiar de entender nuestra realización a partir del medio, sino que, la actividad creativa es fruto de un proceso interactivo con el medio humano”. Continua De la Torre, si valoramos la capacidad creadora de la persona a partir de las manifestaciones de ésta (sus obras o comportamientos), estamos asumiendo la aceptación social como criterio. Es decir, que la realización creativa no depende solamente de la capacidad creadora de una persona, ni de la originalidad o utilidad de sus ideas, sino también de la conciencia social que de ella se tenga.

La creatividad que no se expresa o no se comunica, es sólo pura ficción. Miguel Ángel solía decir: 

"La obra está dentro del mármol, lo único que hace falta es encontrarla y sacarla fuera". 

Considero que más que encontrarla, es hacerla consciente, pues todas las personas tenemos un creativo en potencia, pero toda creación, invento, descubrimiento o novedad no es tal hasta que se realiza, es un diamante en bruto por pulir.

En tanto al potencial personal y como se manifiesta la creatividad, De la Torre diferenció cuatro categorías o grupo de personas, las mencionaré a continuación:

El genio creador, tiene cualidades excepcionales para la creación.

La persona creadorademuestra su creatividad en realizaciones de valor.

La persona creativa, tiene un potencial creativo no explorado plenamente.

La persona seodocreativa, su creatividad es engañosa o contraría a valores.

Sin embargo, hay otra visión muy interesante que presenta Mihaly Csikszentmihalyi (1998), quien da una característica muy particular a la personalidad creativa: la complejidad. Para el autor, tener una personalidad creativa compleja, significa ser capaz de expresar la totalidad del abanico de rasgos que están potencialmente presentes en el repertorio humano pero que generalmente se atrofian porque pensamos que uno de los dos polos es ‘bueno’ y el otro extremo es ‘malo’. Entonces, se puede decir que una personalidad compleja no es neutra, ni se sitúa en dos polos, sino que más bien en la capacidad de pasar de un extremo a otro cuando así lo requiera. Asimismo, para Csikszentmihalyi, existen diez dimensiones que están presentes ambiguamente en las personas creativas:

1. Tienen una gran cantidad de energía física, pero también pueden estar callados y en reposo.

2. Tienden a ser astutos, pero también ingenuos al mismo tiempo.

3. Pueden mantener una combinación afín de carácter lúdico y disciplina, o responsabilidad e irresponsabilidad.

4. Alternan entre la imaginación y la fantasía, en un extremo, y un arraigado sentido de la realidad en el otro.

5. Parecen albergar tendencias opuestas en el continuo entre extraversión e introversión.

6. Son noblemente humildes y orgullosos al mismo tiempo.

7. Escapan del rígido estereotipo de la razón de género.

8. Pueden ser tradicionales y conservadores y, al mismo tiempo, rebeldes.

9. Sienten gran pasión por su trabajo, aunque también pueden ser sumamente objetivas con respecto a él.

10. La apertura y sensibilidad de los individuos creativos a menudo los expone al sufrimiento y el dolor, pero también a una gran cantidad de placer.

¿Te suenan familiares los rasgos ambiguos anteriores?

Los rasgos anteriores, pueden ser interdependientes entre sí, y se presentan en distintos grados.

El tercer jinete, es otro enfoque que se le ha dado a la creatividad en cuanto a los aspectos que explican, y quizás el más estudiado de todos, es el proceso creativo, algunos autores han relatado en innumerables libros las fases o etapas que describen el proceso. Este es el camino que va desde la idea a la acción y que permite sacar a flote todo lo que está en nuestro interior. Las etapas del proceso creativo no son lineales, quizás tengas que volver atrás cuando sientes que te trabas en una idea o simplemente aparezca el momento “eureka” de repente sin ser consciente las fases anteriores.


Grahan Wallas (1926) identificó cuatro etapas del proceso creativo a través del análisis de recursos anecdóticos como autobiografía, biografías, entrevistas, entre otros. Las etapas el proceso identificadas por Wallas son: preparación, incubación, iluminación y verificación, aunque otros autores agregan una quinta etapa, la elaboración, estas se han mantenido hasta la fecha, y diversos autores han asumido como criterios del proceso creativo.

Lo importante a destacar del proceso creativo es que cada persona puede involucrarse en el proceso en diferentes circunstancias de su vida, reconocer de manera más consciente y positiva su capacidad para crear. Entonces,

¿Será la creatividad el proceso que transforma lo conocido

en algo diferente e innovador?

El tercer jinete, y donde desemboca el proceso creativo, es el producto, resultado de una o más ideas que fueron transpiradas, sin duda alguna el más esperado de todos. En marketing puede verse como productos o servicios. Que algo sea creativo no implica que sea aceptado inmediatamente, recordemos a Galileo Galilei, Einstein, Freud, Van Gogh, Marie Curie y muchos más, fueron incomprendidos por mucho tiempo incluso fueron perseguidos por sus ideas controversiales, en algunos casos paso mucho tiempo para que se valorara el resultado de sus creaciones. El producto creativo es el resultado esperado. "La creatividad es el resultado de un duro y sistemático trabajo"  - Peter Drucker- Probablemente, ningún creador llego a un resultado inmediato sin antes haberse devastado los sesos en una idea que nació de innumerables ideas previas, a las que le dedicó mucho tiempo.

Un producto considerado creativo es determinado por la influencia de un contexto social que deja huella en la personalidad y que es resultado de un proceso que está en contacto con el tipo de sociedad que lo involucra (Gullivan, 1949).


¡Sin producto no hay persona ni proceso! La frase  anterior acuñada a Manuela Romo (2009), en su obra Psicología de la Creatividad en la que interroga, ¿cómo definir un tipo de personalidad creadora, si es que existe, o analizar los procesos mentales que culminan en una creación, sin tener claro que aquello es realmente una obra creativa, es decir el resultado ¿qué consideramos creativo?  A lo largo de la historia se ha dado lugar a miles de innovaciones y actos creativos, algunos finalmente convergen en un producto, el liquid paper, el bolígrafo, la ampicilina, el auto, el avión, el ipad, y muchos más que han sido el resultado de una idea que se le ocurrió a alguien. Ha sido valorada a partir del producto final o resultado generado de un proceso.

Cabe destacar que, los atributos esenciales que determinan que algo sea creativo o no, son la novedad y la originalidad, y original no siempre implica que algo sea completamente “nuevo”, sino qué me dicen de las bandas subyacieres que rinden tributo a genios como The Beatles, Queen, por mencionar algunos, o lo que hacen las orquestas sinfónicas cuando tocan la música de los grandes compositores, como Mozart, Beethoven o Bach, tomando como referencia la música. Entonces, ¿son estas personas originales? Algo puede ser considerado creativo cuando es reconocido y valorado como tal en un contexto específico, es decir, un producto será creativo en la medida que los observadores apropiados así lo afirmen.

El cuarto y último jinete con el que se ha intentado dar respuestas a los atributos de la creatividad es el contexto o ambiente, este aspecto fue ignorado durante mucho tiempo, son las variables socioambientales y su interacción con rasgos de personalidad y destrezas cognitivas en la producción de respuestas creativas. Las personas con una motivación extrínseca están sujetas al entorno, a las personas que las rodean, mientras que las motivadas intrínsecamente no lo necesitan, por lo que es más difícil que la creatividad sea mayor en las primeras. Se ha estudiado cómo influyen las recompensas económicas (motivación extrínseca) en el desarrollo creativo, llegando a la conclusión de que hay una relación inversa entre la motivación extrínseca (recompensa económica) y la creatividad.

La influencia del ambiente en la persona creativa depende, sobre todo, de factores de personalidad y situacionales. Hay ambientes laborales en los que la persona creativa es presionada por los superiores, prevalece la persona conformista, que no piense ni aporte ninguna idea, sino que sólo trabaje. En ocasiones, pasa de forma similar en las escuelas. Vemos cómo la sociedad pone trabas a la creatividad, la inhibe y no la favorece, al menos, en muchas ocasiones. Se puede favorecer mucho la creatividad, usando las distintas estrategias que la promueven y crear planes de trabajo específicos para desarrollarla.

En la escuela, cada vez son más los proyectos que se incorporan para favorecer el desarrollo de la creatividad, ejercicios tipo el Proyecto Eureka o la metodología Design for Change, en las que se plantea un problema que el alumno tiene que resolver, de forma inteligente y creativa, trabajos abiertos en los que pueden llegar a la solución de distintas maneras. En algunas empresas se premian las ideas creativas que pueden mejorar los sistemas de trabajo, no obstante, esto está dando resultados contradictorios por lo comentado anteriormente en referencia a la motivación extrínseca.

La creatividad tiende a manifestarse de distintas maneras, el ambiente puede ser o no un condicionante en el desarrollo de esta, hay personas que pueden expresar ideas maravillosas en lugares perfectamente dispuestos y acondicionado para ello y otras personas, sin embargo, son capaces de expresar su increíble inventiva en otros espacios que no son favorablemente idóneos para el proceso creativo. 

Grandes obras, tanto literarias como de arte, han salido de lugares tan fríos y tristes como una cárcel. Ejemplo de ello, tenemos la obra maestra excepcional de la literatura española, una de las novelas más vendidas de la historia y una historia que comenzó a gestarse en la Cárcel Real de Sevilla. Miguel de Cervantes Saavedra “Don Quijote de la Mancha”. Una teoría menciona que, Cervantes pudo haber tenido la idea de escribir la primera parte de esta extraordinaria obra literaria en un período carcelario, mientras cumplía la pena por apropiarse de dinero público.

¿Qué ambientes, qué circunstancias, qué contextos son los más indicados para el desarrollo de la creatividad?

En tanto, la creatividad es una energía increíble, inmensa, que se manifiesta según las circunstancias en las que se encuentra cada persona y que permite superar con claridad la adversidad. Mantener la confianza en uno mismo he ignorar la posibilidad de ser juzgado y criticado, es una actitud que facilita la generación de ideas.

Concluyendo, pudimos ver la creatividad radica en la persona, corresponde a un determinado proceso que debe expresarse en la elaboración y desarrollo de un producto o en la comunicación de la idea, que viene de la asociación de miles de ideas que existen en un contexto que nos permite asociar y expresar nuestro interior desde los estímulos externos que recibimos constantemente.  Una teoría completa de creatividad será la que tenga en cuenta todos estos aspectos.

¡Gracias por leer éste artículo, nos vemos en una nueva oportunidad!


#procesocreativo #pensamientocreativo

Mg. Lic. Wilmar Muñoz.

Wilmar Muñoz | Asesora de negocios | Marketing creativo. Copyright © Todos los derechos reservados, 2017 - 2020. Creado con Wix.com.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now